Sala de noticias

03
  • La Paz compitió con otras 158 ciudades del mundo, incluyendo a Madrid, Buenos Aires, Nueva York, Washington, San Francisco, Quito, Bogotá, Lima, Londres, Kuala Lumpur, Hong Kong y Los Ángeles, en el concurso internacional de ‘City Nature Challenge’ en el registro de su biodiversidad, y logró ubicarse en los primeros lugares en las tres categorías: observaciones, especies y participantes.
  • Fue la segunda ciudad con mayor número de observaciones: 46.932 registros fotográficos de plantas, hongos y animales.
  • Quedó en octavo lugar en la categoría de especies, con 3.005 especies identificadas, algunas de ellas son registros nuevos para La Paz, como un pez del género Orestias y un lorito.
  • Obtuvo el tercer lugar por su alto número de participantes: 1.500 observadores.

Reto Ciudad Naturaleza La Paz 2019 se convirtió en un verdadero desafío para sus habitantes. Durante cuatro días, entre el 26 y el 29 de abril pasado, docentes y estudiantes de colegios y universidades, grupos de ciudadanos ambientalistas, naturalistas, fotógrafos, investigadores, jóvenes y adultos dedicaron una parte importante de su tiempo a observar y fotografiar las especies presentes en sus jardines y parques, en las áreas protegidas y en zonas naturales de la región metropolitana de La Paz, integrada por ocho municipios: La Paz, El Alto, Palca, Mecapaca, Achocalla, Viacha, Laja y Pucarani, que en conjunto abarcan una superficie de 7.284 km2.

Los resultados obtenidos son elocuentes: La Paz logró situarse en el segundo lugar por la cantidad de sus observaciones de plantas y animales (46.931 registros fotográficos), que fueron compartidas por medio de la aplicación NaturaLista (iNaturalist), después de Cape Town, una ciudad de la costa oeste de Sudáfrica. NaturaLista es la segunda iniciativa más grande de ciencia ciudadana en el mundo. Proporciona casi 20 millones de datos a nivel mundial y dispone de una plataforma que promueve la idea de que cada ciudadano puede contribuir a la generación de información sobre la biodiversidad y naturaleza del planeta.

Es importante subrayar que los datos generados mediante las observaciones realizadas por la ciudadanía, son significativos, porque contribuyen a incrementar los puntos de distribución de las especies y a generar mayor información sobre su historia natural y el estado de su conservación, sobre todo de aquellas especies en situación de amenaza, como es el caso del cóndor andino (Vultur gryphus) y el halcón pecho naranja (Falco deiroleucus). Un aspecto que hay que destacar es el registro de una variedad de especies de flora no nativa de esta región, pero que cumple un papel importante en la ornamentación de los jardines y parques de las ciudades y en la forestación de zonas afectadas por la erosión.

Un esfuerzo importante de los científicos bolivianos y otros naturalistas ha sido el trabajo de clasificación taxonómica de las especies observadas, lo que le mereció a La Paz ocupar el octavo lugar en la competición. Hasta el momento, se han registrado 3.005 especies de plantas, invertebrados y vertebrados, y este trabajo todavía no ha concluido: existen numerosas observaciones aún no identificadas, alrededor de 20.000, así como datos que requieren depurarse y completarse, para contar con una base de información actualizada sobre la región metropolitana de La Paz. Reto Ciudad Naturaleza ha contribuido también a ampliar el número de registros de especies nuevas para esta región. Un ejemplo es una especie de pez del género Orestias, que fue observada a una altitud mayor dentro de la cuenca amazónica; otro es el perico cordillerano verde (Psilopsiagon aurifrons), identificado por primera vez en el valle de La Paz, por el fotógrafo Gabriel Archondo, y que representa un nuevo registro altitudinal de la especie en Bolivia. De hecho, La Paz fue la ciudad que adicionó más especies que no habían sido registradas anteriormente en la plataforma NaturaLista (2.273 especies).

El haber alcanzado el tercer lugar en el número de observadores es el resultado más importante de Reto Ciudad Naturaleza. Demuestra el interés que tiene la población urbana de La Paz en conocer la vida silvestre que habita en los espacios urbanos y naturales de sus ciudades y de las zonas naturales que las circundan. Permite asimismo contar con información científica que ayude a tomar decisiones de conservación con el apoyo de las ciudadanas y ciudadanos. Es una muestra de su compromiso y dedicación por la ciencia y la conservación.

La participación de docentes y estudiantes de cuatro universidades de La Paz: Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Universidad Pública de El Alto (UPEA), Universidad Católica Boliviana y Escuela Militar de Ingeniería (EMI), fue relevante, por la cobertura de distintos sitios. Los estudiantes de la UPEA se concentraron en el valle de las Ánimas; en cambio, los de la Universidad Católica optaron por realizar registros en las lagunas de Achocalla; por su parte, los estudiantes de la EMI fotografiaron las plantas y animales del bosquecillo de Koani. En el caso de los estudiantes de la carrera de Biología de la UMSA, su mayor aporte consistió en apoyar a los profesores y alumnos de colegios que participaron en la realización de observaciones.

El interés que esta iniciativa despertó en los colegios, con el apoyo del Ministerio de Educación, ha sido fundamental. 30 colegios de La Paz y El Alto participaron activamente como observadores de la vida silvestre. Varios se desplazaron por Auquisamaña, Pampalarama, Achocalla, Mallasa, Mecapaca y Choquenaira; otros, en cambio, hicieron sus registros fotográficos en sus mismos establecimientos o en las plazas y parques de sus alrededores.

EMAVERDE, junto con la Secretaría Municipal de Gestión Ambiental de La Paz, preparó una ruta fotográfica por los parques de Pura Pura, Las Cebras, Laikacota, Jardín Botánico, Gimnasio de Achumani, La Florida, Túpac Katari, Bartolina Sisa y Mallasa, así como por las áreas protegidas municipales de Auquisamaña y Bolognia, facilitando el transporte para su acceso gratuito. Esto incentivó a que muchos vecinos de la ciudad visitaran estas áreas verdes y realizaran sus observaciones, contribuyendo a aumentar el número de registros fotográficos de la flora y fauna. En cada uno de estos sitios, las cebritas dieron su apoyo a los visitantes.

Para lograr registrar las especies en los lugares más distantes de la región metropolitana de La Paz, se organizaron cinco equipos integrados por 50 investigadores y naturalistas que visitaron nueve sitios en Mecapaca, la Cumbre, Carreras, Tahuapalca, Chicani, Sillutincara, Zongo, Guanay y el lago Titicaca. De esta manera, se logró cubrir diversos hábitats altoandinos y yungueños de los ocho municipios involucrados en la región metropolitana de La Paz.

Las instituciones organizadoras de Reto Ciudad Naturaleza: la Carrera de Biología de la UMSA, el Instituto de Ecología, el Museo Nacional de Historia Natural y Wildlife Conservation Society (WCS), agradecen también la colaboración de 17 instituciones científicas, grupos ciudadanos ambientales y empresas privadas (Asociación Boliviana de Ornitología, Programa para la Conservación de los Murciélagos de Bolivia, Sociedad Boliviana de Entomología, Nuestros Vecinos Silvestres, Natural Zone, La Paz Biodiversa, ALWA, Red O2, Club Ornitológico de La Paz, Naturalistas Achumani, Colegio de Biólogos, Banco BISA, Encuestas y Estudios, Alpha Systems y los restaurantes Gustu y Jardín de Asia y Roaster Boutique), además de varios medios de información, que hicieron posible que La Paz figure entre las regiones urbanas del mundo con mayor diversidad biológica, con el apoyo de sus habitantes.

Entre todos hemos logrado que la ciudadanía se reencuentre con la naturaleza que la rodea, explorando los espacios verdes de la ciudad y aportando con sus datos al conocimiento de la biodiversidad. Un verdadero triunfo de la comunidad paceña que, con su acción y compromiso, revela el profundo vínculo que tiene con su ciudad y su hábitat, ambos inseparables de su vida cotidiana.